Saltar al contenido
Apuntes de enfermería

7 graves errores de enfermería (y cómo evitarlos)

7 graves errores de enfermería (y cómo evitarlos)

7 graves errores de enfermería (y cómo evitarlos)

Los enfermeros desempeñan el papel más importante en la atención al paciente. Su abrumadora carga de trabajo a veces puede llevarlos a cometer errores que, en algunos casos, son irreversibles o incluso fatales.

Para nuestra fortuna, la mayoría de estos errores se pueden prevenir, especialmente si los enfermeros toman las precauciones necesarias.

A continuación te presentamos los 7 errores de enfermería más mortales y pero también prevenirlos:

1.- Errores de medicación.

Este es el error más común pueden cometer los enfermeros. De hecho, de acuerdo con el Programa Nacional de Informes de Errores de Medicación, los errores de medicación matan a una persona todos los días. Imagínese cuántas vidas se salvarán si podemos erradicar este error por completo.

Al administrar medicamentos, los enfermeros deben recordar regla de oro de la administración de medicamentos y tenerlos en cuenta en todo momento:

15 correctos para la administración de medicamentos.

Una de las principales causas de los errores de medicación es la distracción. Asegúrese de tener distracciones al mínimo cuando administre medicamentos y estará listo. Además, no dude en hacer preguntas sobre el medicamento si tiene alguna duda y recuerde volver a verificar cualquier medicamento que deba administrarse antes de administrarlo.


2. Caídas del paciente.

Se ha estimado que uno de cada tres adultos mayores de 65 años hospitalizados cae cada año. Las caídas no solo contribuyen a tantos efectos fisiológicos, sino que también traumatizan a los pacientes y les causan ansiedad y aprensión.

Como enfermeros, podemos proteger a nuestros pacientes de las caídas animándolos a pedir ayuda cuando se levantan de la cama, conociendo las actividades de los pacientes revisándolos con frecuencia y utilizando medidas de protección como barandales y valoración del estado de conciencia por turno.


3. Infección.

La higiene de las manos es una de las prácticas más vitales que las enfermeras nunca deben dar por sentado, ya que también es sumamente importante para prevenir infecciones.

Siempre desinfecte o esterilice el equipo después del uso. Recuerde practicar los principios de asepsia y limpiar adecuadamente el equipo de manera oportuna, para evitar la posible propagación de la infección lo antes posible.


4. Errores de documentación.

Tenga en cuenta que en el mundo en el que estamos, si no fue escrito, nunca sucedió .

A veces, esta tarea es bastante difícil porque los enfermeros tienen muchas otras cosas que hacer además de escribir notas y documentar todos los eventos que han ocurrido durante el turno.

Pero recuerde: si un paciente contrae una lesión, podría revelarse negligencia basada en la falta de documentación.

Para evitar este error común, asegúrate de monitorear a tus pacientes con regularidad y de documentar cada intervención que haya realizado, incluida la hora correcta.

Además, informa los eventos inusuales a tus superiores o al en el área de enfermería y asegúrese de que esté documentando al paciente correcto.


5. Mecánica corporal.

Esto es común especialmente para las nuevos enfermeros que están ansiosos por probar todo en sus primeras semanas. Todos las enfermeros deben conocer las formas correctas y adecuadas de transferir, trasladar o trasladar pacientes de un lugar a otro.

Un gran error no solo lo lastimará, sino que también pondrá en riesgo la vida del paciente.

Tenga en cuenta que debe levantar con las piernas y nunca con la espalda.

También debes pedirle siempre a alguien que te ayude. Haz todo de forma lenta pero segura. Aunque se tarda un poco más en terminar, al menos no terminarás con una espalda lesionada.


6. Lesiones por el manejo inadecuado de equipos.

El entorno de atención al paciente debe mantenerse siempre a salvo, y como enfermeros, es nuestra responsabilidad estar bien informados sobre cualquier cambio que tenga el equipo que utilicemos.

Ser lo suficientemente competente como para utilizar el equipo necesario. Para evitar lesiones, asegúrese de que todos los equipos hayan sido examinados adecuadamente y utilízalos solo como se sugiere.


7. Falta de prioridad.

A través de la experiencia, hemos aprendido, practicado y desarrollado cómo priorizar tareas. Los enfermeros nunca deben de trabajar completamente solos, ya que el trabajo de enfermería siempre debe hacerse en colaboración.

Pregunta si no estás seguro, delega tareas si necesita ayuda y ten siempre un sistema de soporte. Hacer todo solo puede llevar a ciertas consecuencias que a veces son fatales.

Recuerda, ningún enfermero es una isla.

Las enfermeras son seres humanos como todos los demás. Pueden cometer errores de vez en cuando, y siempre aprender cosas nuevas a lo largo del camino.

Pero errores como estos son muy prevenibles siempre que seamos cuidadosos y sepamos lo que estamos haciendo.

¡Aprende de esta lista y ayuda a salvar vidas todos los días!